Tesoros naturales
Tesoros naturales

Tesoros naturales de Ana Alonso. Ilustraciones de Violeta Monreal. Editorial Anaya, 2022. Cartoné, 240 x 305 mm., 80 pp., 15,50 € (+ 10 años)

Por José R. Cortés Criado.

“Hay tesoros que no están escondidos en un cofre bajo la tierra de una isla desierta. Son lugares que pueden visitarse de verdad, aunque parecen irreales por su belleza”. Ana Alonso.

“Tres leyes básicas e la naturaleza: 1. Eres un invitado, respeta. 2. Estás de paso, mantiene. 3. Escucha su voz, cuida”. Violeta Monreal.

Apaisado álbum ilustrado cargado de belleza, tanto por los textos como por las ilustraciones. En este libro ambas autoras han dejado constancia de dieciséis lugares maravillosos por su hermosura, magia y misterio.

Los lugares registrados son: el bosque de Merlín, el monte Fuji, el desierto de Namib, la fosa de las Marianas, la selva del Amazonas, el desierto de Uyuni, la isla de Bora Bora, el monte Everest, las cataratas del Niágara, el árbol de Tule, el río Caño Cristales, le lago de las Cinco Flores, las cuevas del Algarve, la bahía de Ha-Long, la Gran Barrera de Coral y el océano Glacial Ártico.

Cada lugar aparece reflejado en una ilustración que ocupa página y media, el resto del espacio lo ocupa la información sobre el lugar y se comentan noticias o recuerdos sobre ellos envueltos en leyendas. La página siguiente nos cuenta una leyenda sobre el tesoro comentado; en la otra, aparece información de algún vegetal, animal y el peligro que aceche a ese lugar. Termina con un proverbio.

Las páginas finales recogen un glosario para hablar sobre la naturaleza, que va desde la palabra abisal hasta tundra, pasando por biosfera, cambio climático, erosión o tundra y los días señalados en nuestro calendario para recordar el respeto por la naturaleza mes a mes.

La información que aporta el volumen es interesante, por cuanto nos acerca al espacio expuesto y terminamos sabiendo algo nuevo sobre esos tesoros naturales que debemos proteger. A los adultos nos resultan familiares los lugares, pero a los pequeños lectores seguro que los asombra por su singularidad.

Al encanto de los textos de Ana Alonso, hay que sumar la magia de las bonitas ilustraciones de Violeta Monreal, que engrandecen cada página del libro. La ilustradora ha sabido captar la belleza descrita y la refleja con suma delicadeza gracias a una gran paleta cromática llena de vida.

Abogo por que los lectores lean el texto con atención, asimilen conocimientos y después, se detengan, sin prisas a disfrutar de cada lámina, sino lo hicieron de entrada, antes de ponerse a leer, porque la vista se siente atrapada por tan singulares muestras de arte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: