‘Joan y los pájaros’ de Mónica Rodríguez y Federico Delicado

Joan y los pájaros
Joan y los pájaros

Joan y los pájaros de Mónica Rodríguez. Ilustraciones de Federico Delicado. Editorial Milenio, 2022. Tapa rústica con solapas,140 x 200 mm,, 88 pp., 11,95 €, (10 años).

Por José R. Cortés Criado.

“Joan se tumbó de espaldas sobre él, con los ojos vueltos al cielo. Por encima de su cabeza volaban muchos pájaros. El azul extenso que inundaba sus pupilas y aquel aleteo se sumaba al movimiento del mar bajo su espalda, aquel mar que lo empujaba. Se dejó llevar, sin pensar en nada, y era sólo agua y marea y pájaros.” Mónica Rodríguez: Joan y los pájaros

Mónica Rodríguez, con su estilo propio y una buena cantidad de lirismos, nos acerca a la figura de unas de las personalidades más representativas del arte español. Uno de los pintores más influyentes del siglo XX, gracias a un lenguaje único y personalísimo.

No es una biografía al uso de Joan Miró, sino un acercamiento a su infancia, época en la que nuestras vivencias marcarán nuestro futuro; Así vemos un niño que se queda embelesado observando el vuelo de los pájaros.

Le es muy difícil prestar atención a su maestro. Su mente no está en los accidentes geográficos ni en los cálculos matemáticos; para él, lo más interesante es el vuelo de una hoja al desprenderse del árbol, son pájaros de otoño.

Con ocho años fue enviado a Mallorca, allí vivía su abuela materna. Con ella tiene experiencias únicas y no solo por lo que le cuenta del viaje en tren de su abuelo José, ya fallecido, hasta Rusia. La abuela tiene un genio muy especial, aprecia el don de su nieto, lo anima a fomentar su imaginación y le confiesa que ella también tiene pájaros en la cabeza, que Joan no es el único.

Libros como este nos ayudan a conocer la singularidad de determinadas personas y nos hacer ver que lo importante en la vida no es solo tener unos estudios pensados para ejercer un oficio poco creativo.

Joan estudió Comercio como quiso su padre, que siempre le insistía en que fuese ingeniero y dejase de garabatear los papeles con esos dibujos tan raros, pero no tuvo una profesión del gusto paterno, se dejó arrastrar por su imaginación y forma de ver la naturaleza.
Solo cuando comprende las palabras de su abuela Josefa y se acepta como es, descubre que la vida tiene un sentido maravilloso y que tener la cabeza llena de pájaros no es nada malo.
Mónica Rodríguez acerca al pintor catalán a los pequeños lectores y los invita a pensar en lo importante que es orientar nuestra vida hacia lo que más nos haga feliz.

Las ilustraciones de Federico Delicado complementan el texto y le añaden tal ternura y sensibilidad que lo engrandece. La portada es un homenaje sencillo a Joan Miró y la ilustración en que aparece la abuela Josefa, un canto a la ternura y al amor entre abuela y nieto.

Buen libro que, aunque esté catalogado como infantil, pueden leer los adultos. No les defraudará.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: