Los audiolibros como alternativa a los libros en verano

0
Audiolibros
Audiolibros

Los audiolibros se han convertido en una de las mejores formas preferidas de abordar la lectura por muchas personas. No solo las que tienen problemas visuales, sino también a los que les gusta escucharlos mientras que hacen otra cosa o los que disfrutan de un audiolibro a la hora de dormir. Los audiolibros son una buena opción para los que quieran disfrutar de la lectura en verano.

Os vamos a contar 4 diferentes razones por la que los audiolibros pueden ser una buena alternativa a los libros, tanto en papel como digitales, en verano. Una estación perfecta para descansar, divertirse y también para escuchar audiolibros.

1. Están disponible en cualquier lugar

La primera razón por la que se puede elegir el audiolibro para leer cualquier libro es que está disponible en cualquier momento y en cualquier lugar. Puedes escucharlo en el avión, el tren, la playa, corriendo, en la piscina o en el coche, entre otros muchos sitios. Además, puedes descargar varios audiolibros en el móvil por si en el sitio al que vas de vacaciones no tiene Internet o si te encuentras con alguna dificultad para descargarlo. Solo necesitas el móvil y un cargador para escuchar los audiolibros que te apetezcan.

2. Todos pueden escucharlos

Los audiolibros son una buena herramienta para las personas con discapacidad visual, las que tienen algún tipo de trastorno de lectura como la dislexia y las que tienen problemas con la lectura. Pero también son una buena opción para todos los que quieran disfrutar de la lectura en cualquier momento del día. Incluso los audiolibros son una buena opción para enganchar a los niños y los jóvenes a la lectura. Muchos de ellos, además, se han aficionado a la lectura en libros tradicionales o digitales después de probar la experiencia con los audiolibros.

3. Estimulan la memoria

Escuchar un audiolibro es un buen ejercicio para las personas que quieran ejercitar su memoria. Cuando se escucha un audiolibro siempre es necesario estar atento a las palabras y hay que utilizar la memoria a corto plazo para acordarse de lo que se ha oído con anterioridad. Los audiolibros exigen concentración en la historia para no perderse ya que volver a atrás puede resultar complicado y se puede convertir en un gran problema. En un libro tradicional es más fácil volver hacia atrás buscar la página en la que nos hemos perdido, pero en el audiolibro hay que buscar el punto concreto en el que nos hemos perdido.

4. Mejoran el aprendizaje de otros idiomas

Los audiolibros son una buena herramienta para aprender otros idiomas en verano y mejorar la pronunciación y la fluidez en la lectura y la escritura. Escuchar un audiolibro en otro idioma ayuda a adquirir vocabulario y a descubrir nuevos registros en el otro idioma. Aunque exige un esfuerzo por parte de los que deciden escuchar un audiolibro en otro idioma, porque no tiene subtítulos como la películas o las series, los audiolibros son una buena opción para los que quieran aprovechar el verano para estudiar un nuevo idioma.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: