‘Wigo’ de Carlos Serpas y Ona Caussa

Wigo

Wigo de Carlos Serpas. Ilustraciones de Ona Caussa. Editorial Edebé, Colección Tucán Naranja, 2020.130 x 195 mm., 152 pp., 9,20 €, (+ 8 años).

Por José R. Cortés Criado

«Todo un héroe, todo un héroe, / es ya nuestro señor Wigo, / el más valiente de todos / los guerreros conocidos» por Carlos Serpas: Wingo.

El escritor salvadoreño Carlos Serpas cuenta muy bien esta historia mezcla de leyenda y fantasía imperecedera en un reino maravilloso, con unos protagonistas únicos, cargados de vida, ingenio y suerte, para conseguir sus metas.

El protagonista es Wingo, hijo de un gran bufón, sueña con ser un gran caballero, pero su aspecto de debilucho no da para que todo el mundo lo recuerde por su hazañas sin par, pero tiene una habilidad muy especial.

Llegará a ser un héroe muy lejos de los prototipos de rigor, su fuerza no es bruta, es intelectual. Su principal arma son las palabras y la facilidad que tiene para hacer reír a la gente, gracias a la herencia de su padre.

Así que en esta ocasión, Wingo y su fiel amigo y escudero, Fla, no huirán de espadachines borrachos, dragones con mal aliento, jaurías de lobo, de brujas que lo quieran convertir en ratones…porque se enfrentan a una gigante, el que tiene secuestrada a la princesa y lo obliga a poner a prueba su ingenio.

En esta obra nada es como debería ser siguiendo los cánones clásicos de princesas, caballeros, gigantes, reyes…de todos los cuentos. No, aquí se acaban los estereotipos.

El rey es pobre y manda poco, pero le encanta cocinar; la princesa no es una mojigata que se deja amedrentar por cualquier gigante; los héroes de reconocido renombre en el reino están sindicados y tienen sus tarifas para la acción que se les reclame, con una primera condición fundamental, si no hay dinero, no hay héroe; por lo tanto los reyes tienen difícil que vayan a rescatar a su querida hija de las manos del gigante, pero menos mal que Wigo se ofrece voluntario, aunque nadie lo cree capaz de alcanzar su objetivo, salvo su fiel amigo Fla.

Seguro que los pequeños lectores disfrutan con su lectura, como he disfrutado yo de las peripecias de estos personajes tan entrañables y de ver que los héroes son personas normales como nosotros.

Carlos Serpas escribe con suma agilidad y gracejo que te hace sonreír mientras lees, imaginándote en entorno del reino, esos reyes bondadosos sin dinero y sin ejército, ese Wigo que no sabe cómo quitarse de encima su herencia de bufón; en fin, que también te hace reflexionar sobre los héroes de la vida diaria y sobre los falsos estereotipos que ha creado nuestra cultural.

El libro está ilustrado por Ona Caussa con dibujos a todo color que nos muestran el aspecto de los personajes y el marco de la trama con figuras humanas estilizadas, gigantes enormes y altos árboles.

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: