‘MacGyver’: la serie que no puede desligarse de la nostalgia

MacGyver

Reversionar una serie icónica siempre será una apuesta arriesgada que podría derivar en una catástrofe para la audiencia. Muchas veces es preferible dejar que las viejas obras de la pantalla chica descansen en su gloria antes que construir un nuevo producto para las generaciones contemporáneas.

Si bien MacGyver (2016 — Actualidad. Transmitido por CBS) no es un desastre, hasta ahora no ha llegado a convencer totalmente a los fanáticos ni a la crítica. Como era de esperarse, la vigente producción de la ABC constantemente está siendo comparada con la versión original, aquella de 1985 que duró 7 años en pantalla y que está impregnada en la memoria de la cultura popular.

Angus MacGyver vs. Angus MacGyver

Si bien Richard Dean Anderson nunca hizo impresionantes desenvolvimientos actorales, su MacGyver ochentero resultaba entrañable para los fanáticos. Además, sorprendía con sus múltiples recursos para salir ileso de las situaciones más disparatadas. Nadie podría olvidar su navaja multiusos equipada con distintas cuchillas y demás utensilios que oportunamente le ayudaban a resolver sus contratiempos.

En la versión actual, Lucas Till debe lidiar con la sombra de R. D. Anderson y, a la vez, estructurar un personaje igual o más interesante que el de su antecesor. Si bien la crítica considera que hay distinciones marcadas entre uno y otro, lo cierto es que no genera el mismo carisma. La justificación sería que el personaje de Till pretende acercarse a un público más adolescente y empatizar con ellos.

Guion repetitivo e insuficiente

La serie ochentera presentaba una línea argumental sin mayores complejidades. Fue una divertida historia de acción y espionaje, con típicos tintes policiales y el usual humor norteamericano. Sin embargo, constantemente MacGyver y sus compañeros impactaron con su ingenio, el cual muchas veces rozaba lo inverosímil.

Esto no ha sido superado por la producción actual. Variety fue tajante al respecto: “El guion está repleto de esquemas tontos de la trama y líneas dolorosamente cursis (…). La nueva versión de la serie tiene muy poco atractivo”. Y es que en una época donde tanto la televisión como el cine están repletos de personajes de acción, uno más sobrehumano que otro, resulta complicado hacer sobresalir un formato como el de MacGyver. Incluso la serie original se ve ridícula en contraste con las obras policiales contemporáneas.

Los aspectos técnicos no bastan

A la serie actual se le ha reconocido aspectos técnicos superiores a la original. Gracias a la tecnología, las secuencias de acción poseen mejor ritmo, montaje, fotografía y puesta en escena. Pero, al parecer, estos puntos a favor no terminan de posicionar óptimamente al nuevo MacGyver y sus compañeros.

Muy poco pueden aportar los recursos técnicos si se carece de un guión convincente y si las actuaciones no son memorables. Porque si hay algo que los seguidores de la serie cuestionan en plataformas como SensaCine, es lo estereotipado de los personajes y la carencia de una originalidad que atrape al espectador. De esto no se salvan ni los actores principales ni los secundarios.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: