‘Una joven prometedora’, una película nominada a cinco Óscars

Una joven prometedora
Una joven prometedora

La ópera prima de la actriz y directora Emerald Fennell, conocida por su papel como Camila Parker en The Crown, se estrenó el 16 de abril en las salas de nuestros cines y ha llegado para convertirse en unos de los filmes más incómodos de los últimos meses. Nominada a cinco Óscars, la trama de Una joven prometedora es complicada, dura y escabrosa a partes iguales, lo que la convierte en una película difícil tanto de relatar como de ver. Su estética pop, los colores fuertes y estridentes y su banda sonora basada en canciones de artistas de los noventa contrasta con el verdadero argumento, pues este ahonda en una historia sobre violaciones y venganza.

Tras la muerte de su mejor amiga Nina, Cassandra Thomas, más conocida como Cassey (Carey Mulligan), ha decidido honrar y vengar su memoria. A raíz de la violación que sufrió la primera en la universidad mientras ambas cursaban sus estudios de Medicina, dejó sus estudios y su prometedor futuro a un lado para trabajar en una cafetería. No tiene amigos, no tiene pareja, no se ha independizado y su empleo no le gusta, pero a pesar de la preocupación de sus padres y de sentirse estancada no puede salir adelante. Cada fin de semana se va de fiesta y pone de prueba a los hombres de su alrededor: siempre hay alguno que intenta ayudarla y que finalmente intenta violarla. Es entonces cuando deja al descubierto sus cartas y les pone en evidencia. Tras la aparición de un antiguo compañero de la carrera, irá un paso más allá y tratará de llevar a cabo un plan para ajusticiar a todos aquellos que se aprovecharon de Nina.

La película de Fennell no es ni la primera ni la más extrema, pues a lo largo de la historia tanto el tema de violación como el de la venganza han sido tratados en multitud de obras literarias y producciones cinematográficas. En este caso nos encontramos ante un filme provocativo, doloroso y cuyos medios han sido catalogados por muchos críticos como cuestionables. El mensaje es claro: aprovecharse de las mujeres cuando no tienen opción de defenderse es abuso y los abusadores no deberían tener cabida en esta sociedad. Si bien es cierto que la intención es crear incomodidad para que los espectadores reflexionen sobre ello, la lástima es que los medios utilizados en Una joven prometedora empiezan muy bien y se desdibujan a medida que evoluciona la trama.

Puedes verla en los mejores cines, ¿te la vas a perder?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: