Relato: ‘Distancias cortas’ de Rosario Fuster

Backery

Distancias cortas de Rosario Fuster. Relato de excelencialiteraria.com

 

BreadHoney era una cafetería sencilla y pintoresca. Su mobiliario, paredes y carteles la vestían de tonos madera, blanco y negro. Estuvo cerrada algún tiempo después de la cuarentena, y cuando volvió a abrir lo hizo con horario de mañana, de manera que Julia siempre encontraba apagadas las luces del pequeño local.

Con la vuelta a lo que llamaron nueva normalidad, Julia ofrecía online gran parte de sus clases particulares. Para combinarlas con otras pocas presenciales, necesitaba algún lugar donde impartirlas. Solía elegir The Baker, otra cafetería-panadería coqueta y elegante que se hallaba justo enfrente de BreadHoney.

Pero una tarde se la volvió a encontrar abierta, y casi vacía. Sonaba una variedad musical que conocía, a un volumen mínimo, lo cual creaba una atmósfera agradable, sin alterar la tranquilidad. Pidió un té verde y un trozo de bizcocho antes de sentarse a la mesa más cercana al enchufe; las videollamadas agotan en cuestión de minutos la batería del móvil.

Tardó poco en entablar conversación con el dueño, un hombre de mediana edad, muy simpático y cercano. Mientras hablaba con él, apareció un chico de ojos negros, pestañas largas, pelo castaño y preciosa sonrisa. O eso creyó Julia, pues con la mascarilla tan sólo podía medio imaginárselo. Se trataba del dependiente que atendía por las tardes, a partir de las cuatro. Se quedó prendada de él. También él de ella; en cuanto tuvo oportunidad, Miguel se le acercó para preguntarle si daba o recibía las clases, cuáles eran las asignaturas y los cursos. Esa primera conversación fue breve, como las siguientes, pero de alguna manera se manifestaba en ambos curiosidad por conocerse más.

Un lunes Miguel atendía a una mujer mientras Julia escribía en su mesa habitual. La mirada ensoñadora de ella se dirigió al hijo de la clienta. Se encontraba delante de la puerta automática, con el brazo estirado para impedir que se cerrara. No pudo evitar reírse. Cuando se acercó al mostrador para pagar su consumición, se lo mencionó al camarero:

–¿Has visto lo que ha hecho ese niño?

–No, pero te he visto reírte –le respondió Miguel.

Julia se sonrojó, aunque la mascarilla consiguió esconderlo un poco. Después le describió la escena y compartieron una sonrisa sincera y divertida. En un arrebato de valentía, cuando él no miraba, Julia escribió su número y un <<Que pases una buena tarde>> en una nota adhesiva de color rosa, que dejó pegada al mostrador.

La respuesta no le tardó en llegar en un mensaje instantáneo: <<Me ha encantado tu nota>>. Se sintió volar entre nubes de algodón, aunque tan solo le devolviera un <<Me alegro>> junto a un emoticono sonriente. Y después de aquellas, compartieron tantas palabras que muy pronto pudieron contarse por cientos y, más tarde, por miles.

Rosario Fuster
Rosario Fuster

Un día, cuando se acercaba la hora de cierre en BreadHoney, Julia cruzó la acera y se encontró de frente con Miguel, que estaba guardando las mesas y las sillas de la terraza. Se miraron, se despidieron y, justo cuando ella estaba a punto de girar la esquina, él gritó su nombre. Julia se detuvo en seco y dio media vuelta. Lo que vino después fue un intento de invitación, desordenada y algo confusa, por parte del camarero para tomar algo en esa ocasión o en cualquier otra. Julia reorganizó sus palabras y se lo propuso sin más preámbulos. No tenían muy clara la intención de aquella cita, pero dejaron que las palabras escritas y enviadas completaran las dichas a viva voz. Así rompieron el hielo y se demostraron que había algo sencillo y sincero entre ambos.

Como si se tratara de un sortilegio, inmersos en la marea del virus que había alejado a unos de otros a pasos agigantados, Miguel y Julia empezaron a escribir una historia que comenzó BreadHoney, una cafetería sencilla y pintoresca.

 

 

 

1 pensamiento sobre “Relato: ‘Distancias cortas’ de Rosario Fuster

  1. Excelente, romántico, dulce y muy actual refleja el momento que estamos viviendo y el amor que surge de una mirada, aún en pandemia.
    Felicitaciones me gusto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: