Maribel Verdú denuncia que sufrió acoso en un camerino por «gente muy influyente»

Maribel Verdú

Maribel Verdú

Corría el año 1985 cuando, tras varios spots publicitarios, una jovencísima Maribel Verdú de tan solo 13 años debutaba delante de las cámaras en el mundo de la ficción con la serie La huella del crimen. 36 años después, la actriz es ya una de las mayores leyendas del cine que ha dado nunca España. Dos Premios Goya, el Premio Nacional de Cinematografía y más de 60 películas con directores de talla mundial como Guillermo del Toro, Francis Ford Coppola, Alfonso Cuarón, José Luis Garci, Carlos Saura, José Luis Cuerda… De hecho, a sus 50 años está a punto de dar un nuevo gran salto a Hollywood con la película The Flash, que se estrenará en 2023 y en la que dará vida a la madre del legendario superhéroe.

Sin embargo, no siempre lo ha tenido fácil y para llegar hasta aquí se ha visto obligada a hacer numerosas concesiones. En su paso por el popular programa de televisión Planeta Calleja, Verdú decidió ir de frente y sin pelos en la lengua en el repaso a su prolífica carrera. Así, dejó numerosas declaraciones muy reivindicativas. Por ejemplo, asegura que en sus primeros años, cuando el movimiento feminista aún no estaba ni siquiera mínimamente asentado en la industria, el trato en comparación a sus compañeros hombres era muy desigual en las escenas de desnudos. Ella debía desvestirse mientras que ellos podían mantener la ropa puesta: «Si llego a decir que no a escenas de sexo, me habría perdido La buena estrella, Y tu mamá también, Belle Époque… películas que han significado tanto para mí«. Eso sí, los galones pesan y ahora tiene muy claro que su respuesta sería: «Ajá, ¿tengo que hacer esto? Muy bien, pues los dos iguales, o ninguno».

Una de las afirmaciones más impactantes que Verdú le contó a Calleja fue que llegó a sufrir acoso no solo en su vida personal (llegó a juicio con un agresor) sino también en la profesional. Narra que tuvo que aguantar acoso dentro de su camerino: «Ha habido gente de llamar al camerino… de gente muy influyente, y decirle «¿puede salir usted de aquí?»«. Para poder deshacerse de su acosador, necesitó salir del camerino, refugiarse en compañeros masculinos del equipo y pedirle al hombre en cuestión que lo repitiese delante de ellos. «Es alucinante, una presencia masculina a tu lado y se cortan«, denunció. Pese a todo, es consciente de lo mucho que han cambiado los tiempos y lo que ha provocado el movimiento #MeToo. «Fue liberador», expresa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: