‘Cada uno es como es’ de Jaume Copons

Cada uno es como es
Cada uno es como es

Cada uno es como es de Jaume Copons. Ilustración de Gusti. Editorial Combel, 2021. 247 x 217 mm., 28 pp., 11,90 €, (+ 4 años).

Por José R. Cortés Criado.

“A menudo nos deslumbramos por cómo son los demás y por las cosas que tienen o hacen; entonces pensamos que quisiéramos ser como ellos. Pero ¿seguro que nos gustaría? Y es que, al fin y al cabo…” Jaume Copons: Cada uno es como es.

Simpático libro, emotivo y tierno, que hace ver a los lectores que cada uno es como es y así debe ser, porque, a veces o muchas veces, deseamos cosas que desconocemos y después podemos arrepentirnos al pedir ese deseo.

Es lo que le ocurre a esta pandilla dispar y graciosa. Hay un personaje muy singular, Javi, que no se gustaba nada ni él ni su hermano gemelo. Javi quería ser como los demás, ya que todos eran mejores que él.

Así que no quiere ser bajo ni moreno ni…, quiere ser alto, rubio, fuerte, ágil, veloz, bailar break, tener una gorra diferente, llevar gafas…, en resumen, quiere ser un compendio de todos sus amigos. Lo que Javi ignora es que a todos les pasa lo mismo, quien tiene el pelo rizado lo quiere liso y viceversa, quien no tiene brákets, los desea…

La pandilla busca una solución a sus problemas y se pone en manos de un mago del circo que visitaba la ciudad y realiza un número de magia a la una, a las dos y a las tres y todos se mezclan.

La mezcla es la que cada uno eligió, pero el resultado no convence a nadie. Ninguno está contento con su nueva apariencia, que si le molesta los alambres en la boca, que si el pelo rizado le sienta fatal, que si estatura no lo es todo que si… Todos añoran ser como antes.

El texto de Jaume Copons es sencillo, casi todo son diálogos que se presentan en bocadillos tipo cómic. El lenguaje es directo y cala en los lectores. Las descripciones breves y concisas.

Al texto hay que añadir las muy buenas ilustraciones de Gusti (Gustavo Ariel Rosemffet Abramovich) fiel a su estilo. Trazos en negro para siluetear a los personajes, trazos de lápices sin difuminar para que los lectores apreciemos la textura de las ceras, fondos planos, incluso en blanco y sencillez en el escenario.

Buen libro con moraleja incluida que llama la atención, por las imágenes de sus protagonistas, nada más verlo y te divierte por los problemas que presentan cada uno de ellos. Esas contrariedades que les parecen descomunales en los inicios y luego relativizan con placer.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: