El CBA presenta la versión más inquietante de Chema Madoz en la exposición ‘Crueldad’

© Chema Madoz, VEGAP, Madrid, 2021

El Círculo de Bellas Artes acoge 73 fotografías de Chema Madoz, reunidas en la exposición Crueldad. La muestra, que se podrá visitar hasta el próximo 21 de noviembre en la Sala Picasso, permite observar bajo una luz diferente las creaciones del fotógrafo, cuya obra tolera, o incluso exige, una multiplicidad de registros de percepción. El que propone Crueldad, nos invita a indagar en un concepto hasta ahora insólito en la obra del fotógrafo: lo inquietante y lo inhóspito en aquello que debería ser más cotidiano e inofensivo, en todo aquello que se presenta como familiar y cercano.

“Una imagen, una imagen sólo (una alfombra, una taza, una cuchara, un cajón, un zapato…), y todo lo apacible o rutinario, todo lo más cercano y familiar se amotina y subleva, parece conspirar hasta hostigarnos. Se rebela y, perverso, se revela algo hostil y taimado, quizá incluso letal potencialmente… Una sombra en cada recodo; cada espejo, un abismo; en cada herramienta o utensilio hay un arma que espera su momento, ese instante fatal e impredecible”. Así explican los comisarios de la exposición, Juan Barja y Patxi Lanceros, esta otra forma de leer algunas imágenes de Madoz. El particular agrupamiento concebido por Barja y Lanceros revela un aspecto turbador: el ambiente cruel con el que las fotografías quedan unidas, algo que además de causar sorpresa en el espectador, abre un nuevo horizonte en el trabajo del fotógrafo madrileño. “No se trata de descubrir nada nuevo, sino de descubrir lo que ya estaba en las imágenes”, ha señalado Patxi Lanceros durante la presentación. La idea inicial con la que concibieron este proyecto era “subrayar una carencia en la recepción habitual de la obra de Madoz, del que de forma habitual se destacan los aspectos optimistas, irónicos y amables de sus composiciones”.

Chema Madoz
© Chema Madoz, VEGAP, Madrid, 2021

Chema Madoz ha destacado su ilusión desde que surgió la idea de este proyecto, porque “pone de relieve un aspecto que siempre he entendido que estaba presente en algunas fotografías y del que nunca se hablaba: la capacidad del ser humano de infringir dolor a los demás e incluso con un cierto regodeo. Poner en evidencia algo que estaba en un segundo plano ha sido para mí un ejercicio atractivo y hasta necesario”.

Cada una de las setenta y tres fotografías que forman parte de la muestra, algunas conocidas por sus seguidores, otras que se muestran por primera vez, se acompaña de un texto no firmado o rescatado de diferentes autores (Borges, Dante, Homero, Lorca, Bach, W. Benjamin, Kafka, Springsteen…).

Este otro guiño, que constituye por sí mismo otro maravilloso juego dentro de la exposición, se puede leer en los códigos QR que van unidos a cada imagen. “No hemos querido interpretar las obras – ha destacado Juan Barja- sino abrir posibilidades de sentidos a partir de cada obra, como cualquier espectador que se pueda poner delante de estas fotos”.

Chema Madoz
Chema Madoz

Alcanzado ese centro, la burbuja negra reventó hacia arriba, y el ataúd salvavidas, liberado en razón a su resorte y subiendo con fuerza […] salió disparado y se quedó flotando junto a mí. Sostenido por ese ataúd, durante todo un día y una noche navegué a través de un mar sereno, como un canto fúnebre.

Herman Melville, Moby Dick.

Dicta la experiencia, y corrobora la ciencia (ciencia social, en su mayor parte), que la nuestra es la era de una velocidad acelerada, la época del permanente movimiento. Incesantes, surcamos la tierra, el mar y el aire sin obstáculo. Nada nos detiene o nos confina. Quizá el vértigo sea la sensación que nos acompaña atrapados en tal perpetuum mobile. Puede que no sepamos ya qué hacer con esta suerte de libertad sin traba: e la nave va… ¿Sí? ¿A dónde? ¿Cómo?

Con motivo de la exposición se ha editado un catálogo, en coproducción con La Fábrica, que incluye una selección de 102 imágenes, así como textos firmados por Juan Barja, Patxi Lanceros y Oliva María Rubio.

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: