Crítica de ‘Ron Da Error’: Una divertida propuesta familiar con un gran mensaje

Ron Da Error

Si se nos plantea una película sobre un niño marginado con la imperiosa necesidad de encajar y hacer amigos se nos vienen cientos de historias a la cabeza. Si ese niño un día conoce a un ser más raro que él, también. Si además ese ser es un robot, seguro que tenemos en la retina grandes ejemplos. Y si juntos tienen que salvar al mundo, pues efectivamente es algo que sin duda hemos visto. Pues así es Ron Da Error, la nueva propuesta de animación de 20th Century Studios. Un pastiche de fábulas muy reconocibles que guarda ecos de El Patito Feo, E.T. el extraterrestre, El Gigante de Hierro, Big Hero 6 o incluso Black Mirror. Y, aun así, sigue siendo una película muy simpática que a buen seguro gustará a los más pequeños de la casa. Por eso, si tienen hijos, nietos, sobrinos, hermanos, primos o cualquier clase de relación con un niño pequeño, vayan sin dudar a verla, que ya está en los cines de toda España.

La historia de Ron Da Error sigue las desventuras de Barney, un niño de 11 años que proviene de una familia migrante de lo más singular. En toda la ciudad, el resto de niños han adquirido un B-bot, un robot capaz de casi todo y con el único objetivo de ser el mejor amigo de su dueño. Tras mucho insistir en que él necesita también su B-bot para dejar de ser el bicho raro, finalmente su padre y su abuela le conseguirán uno. La sorpresa llega cuando este robot, Ron, viene defectuoso. Así, ambos tendrán que trabajar en su peculiar amistad al tiempo que se verán obligados a salvar al mundo de un terrible complot.

Ron Da Error

Con ingredientes tan actualizados como un lenguaje moderno (redes sociales, videojuegos, guiños a franquicias de éxito como Marvel o Star Wars…), lo único que le hace falta a la película es tener un gancho para el público infantil. Y ese gancho se encuentra en el adorable diseño de los B-bots y en el humor irreverente de sus personajes. Cuando salgan del cine, todos los peques querrán tener su propio robot (aunque, curiosamente, el mensaje de la cinta va en sentido opuesto). Y si a eso le sumas personajes tan divertidos y rompedores como la abuela de Barney o el propio Ron, las carcajadas estarán aseguradas. Son los dos grandes aciertos de Ron Da Error, una cinta que, por lo demás, no brilla tanto como otros filmes de Disney o de Pixar, de los que claramente se influencia.

Pero, pese a no llegar a esa excelencia que parece buscar sin éxito, lo cierto es que tampoco se embarra. Ron Da Error consigue mantenerse a flote sin esfuerzo durante las casi dos horas de metraje. La comedia, el drama y la acción se van superponiendo una sobre otra, dando como resultado una película muy ligera y disfrutable. Como añadido, la moraleja principal versa sobre la aceptación de lo diferente y la importancia de la amistad, algo muy común en cintas infantiles pero siempre aplaudible y necesario de resaltar. Igual de importante es señalar algunos de los mensajes secundarios, más importantes si cabe que el ya mencionado. Uno de los más sugerentes es la influencia de la tecnología y las redes sociales en el autoestima y el desarrollo emocional de los jóvenes. La película muestra sin tapujos lo destructivas que pueden ser determinadas conductas propias del siglo XXI. Un acierto excelso con el que el filme gana muchos enteros.

Ron Da Error

Así, poco a poco, la cinta se va acercando a un final cada vez más predecible y emotivo que se torna también como una suerte de crítica a las grandes empresas que buscan mercantilizarlo todo. Incluso las relaciones de amistad. Todo juega en favor de obra para dar el mejor desenlace posible, uno con el que salir del cine con una sonrisa de oreja a oreja y el corazón aún en la película. Como decía, no es Pixar pero Ron Da Error tiene muy claro lo que busca. Es, en esencia, una cinta plagada de buenas intenciones.

Como conclusión, puede decirse que Ron Da Error es una película sencilla que no pasará a la historia como una obra maestra pero que a buen seguro gustará a niños y mayores. Sin ser en ningún momento sobresaliente, aúna humor, acción y moraleja para ofrecer una historieta eficaz y divertida. Una grata sorpresa que, pese a su falta de originalidad, consigue atrapar desde el primer momento y hacer pasar un muy buen rato al tiempo que deja mensajes potentes. Y es que, al final, lo realmente importante en estas cintas es precisamente eso, ¿no?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: