‘Ylandra. Tiempo de Guerra’ de Roberto Navarro Montes

Ylandra, tiempo de guerra
Ylandra, Tiempo de guerra

Ylandra.Tiempo de Guerra de Roberto Navarro Montes: una secuela que brilla por sí misma. Ediciones Labnar, 2021. 612 pp., 19,50 €.

Si pensábamos que Roberto Navarro Montes había hecho un gran trabajo con la primera entrega de esta saga, con ‘Ylandra.Tiempo de Guerra’, podemos decir que se ha superado a sí mismo. En esta segunda parte vemos a unos personajes más maduros y más consciente de todo el peligro que conlleva tomar una mala decisión.

A lo largo de sus 612 páginas, podemos ver a una República de Ylandra deteriorándose cada día más a causa de un nuevo régimen dictatorial que, junto a los rumores de los antiguos reyes, está llena de caos y a punto de sumergirse en una larga guerra. Mientras tanto, La Escuela sigue luchando por subsistir ante la ola de premoniciones que auguran su destrucción y la Orden de Addai intenta a toda costa mantener al país unido en su lucha por derrotar a los Tres.

Y mientras los grandes dioses caminan por sus tierras planificando su destrucción, nuestros entrañables personajes continúan poniendo su grano de arena en la resolución o complicación de todos los sucesos que ocurren a su alrededor. Les vemos crecer, madurar, odiar, amar y tomar decisiones que serán capaces de influir no sólo en su futuro, sino en el de toda Ylandra.

En cada capítulo, al igual que en su antecesor, vemos los distintos puntos de vista y situaciones en las que se encuentran nuestros personajes, algunos que ya conocíamos y otros a quienes nos presentan por primera vez. Cada uno de ellos muy distintos e interesantes, pero a la vez compenetrados el uno con el otro sin saberlo.

Historias apasionantes, cargadas de realidad que nos hacen identificarnos con muchos de ellos por la manera en que viven y por las situaciones en las que se encuentran, las cuales nos enseñan que hasta el más poderoso guerrero tiene sus momentos de debilidad, que el más pobre de los esclavos puede hacer grandes cosas si tiene la convicción para ello y que, a veces, hacer el bien no es sinónimo de hacer lo correcto.

La lectura se hace ágil y rápida porque el autor siempre nos impulsa a querer saber más, porque en un momento piensas que tienes idea de lo que va a suceder pero la escena siguiente presenta una situación completamente diferente. Es ese elemento sorpresa el que te mantiene enganchado en cada momento y que consigue que te olvides de lo largo que puede parecerte al leer el número de páginas.

La coherencia que existe entre ambas entregas está muy bien lograda, el hilo conductor se mantiene a lo largo de toda la historia y es fascinante ver cómo se siguen manejando a profundidad temáticas como la esclavitud, la guerra, la política, la avaricia y el autoritarismo, a la vez que evoca escenas llenas de ternura, amor y mucha magia.

El mundo de Ylandra es uno en el cual una vez te sumerges ya no puedes salir. Personajes bien logrados, argumentos convincentes, un mundo coherentemente construido y un perfecto equilibrio entre la realidad y la fantasía que te hace preguntarte cuál será el desenlace de una saga que desde el vistazo inicial ha sabido captar nuestro interés a profundidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: