Crítica de ‘Agentes 355’: Una película de espías demasiado genérica que desperdicia su potencial

Agentes 355Agentes 355

Desde hace mucho, muchísimo, casi desde que el cine es cine, el público ha pedido que las mujeres puedan protagonizar las mismas historias que los hombres, ya sean thrillers policiales, aventuras fantásticas o películas de acción y superhéroes. Por suerte, especialmente en los últimos años, hemos visto cómo la situación ha empezado a evolucionar, con resultados recientes muy destacables como Wonder Woman, otros más discutidos como las nuevas de Star Wars o incluso geniales ejemplos como Mare of Easttown en la pequeña pantalla. Una de las principales bazas con las que se contaba para dar el salto en el cine de espías era Agentes 355, más después del batacazo de Los Ángeles de Charlie de hace unos años. En esta ocasión, había muchos motivos para creer, representados en sus actrices principales: Jessica Chastain, Penélope Cruz, Lupita Nyong’o, Diane Kruger y Fan Bingbing. La película se estrena el viernes 21 de enero en España.

La trama sigue a Mace Brown, agente de la CIA que se ve envuelta en un complejo caso que podría suponer el fin del mundo como lo conocemos si un malvado filántropo se hace con un aparato tecnológico que le da el control de cualquier sistema digital en todo el planeta. Para detenerlo, Mace se tendrá que aliar con su amiga Khadijah, ex-agente del MI6, con la agente alemana Marie y con la psicóloga colombiana Graciela. En su misión a contrarreloj, además, el componente personal entrará en escena tras el asesinato del mejor amigo y amante de Mace, que también era agente de la CIA. La historia de Agentes 355, como vemos, es un clásico de las cintas de espías.

Agentes 355

Sin embargo, es ahí donde radica su gran defecto. Todo en la película es tan genérico que en ningún momento llega a interesar lo más mínimo. Los personajes son los perfectos arquetipos cinematográficos de cada una de sus nacionalidades, cayendo incluso en características algo racistas y manidas (evidentemente, una asiática que se queda desarmada puede coger el palo de una lámpara y utilizarlo para sus llaves de kung-fu…). Al margen de eso, todos ellos son algo planos, y de la mitad ni siquiera sabemos más de lo que se ve en pantalla. Agentes 355 no nos da apenas contexto con el que poder conocerlos y comprender sus motivaciones. Salvo excepciones, el desarrollo que se les da es poco acertado. Hasta el punto de que todo se solventa con una escena en un bar en la que las protagonistas hablan brevemente de sus vidas. Y ya.

Tampoco la historia de Agentes 355 se escapa a esos pecados. Después de una primera mitad eterna en la que se tratan de poner las piezas sobre el tablero, la historia se vuelve algo más entretenida y dinámica gracias a sus escenas de acción. Pero los giros de guion son demasiado evidentes y, por lo general, no sorprenden. El guion no es terrible, ni mucho menos, de hecho si se deja de lado ese potencial que había en el proyecto, la película se deja ver sin demasiados problemas. Pero la película no tiene nada especial, ni la estética, ni la forma en la que está contada, nada. Tampoco ayuda la dirección en la acción, con una cámara tambaleante que llega a marear y desubicar. Las coreografías y los efectos, eso sí, están muy bien conseguidos. No son nada rompedor pero sí son lo que puede esperarse de una producción de este nivel.

Agentes 355

Quienes sí que brillan son las propias actrices. Se nota en todas y cada una de ellas que su implicación con el proyecto era máxima. Chastain se roba la función de Agentes 355 por ser la principal protagonista. El punto de vista es suyo y no se arruga en ningún momento. Pero es que el resto consiguen darle a sus personajes todo el carisma que necesitan pese a las torpezas del guion. Además, el punto clave para que la película funcionase era que entre ellas existiera química, algo que tienen más que de sobra. Sus miradas, sus gestos y acciones… Todo es muy creíble y se agradece mucho el empeño por sacar una película así adelante. Esos mismos personajes con una historia a su altura habrían conseguido marcar un hito en el cine de espías y, muy probablemente, establecer una saga que ahora no parece tan claro que vaya a dárseles. En cualquier caso, encomiable su esfuerzo, lo mejor de la cinta.

En definitiva, es una lástima que Agentes 355 sea tan conformista y se asiente en absolutamente en todos los clichés del género sin ningún tipo de personalidad. Había potencial para conseguir un gran producto de entretenimiento, pero la película no logra en ningún momento encontrar su chispa, ser diferente. Al final del visionado, la sensación que permanece es de haber presenciado la misma historia que ya hemos visto cientos de veces, sin aportar nada y sin ser siquiera de las del montón bueno. Quizá sea más un fracaso por lo que se esperaba que fuera que por lo que ha terminado siendo como tal, pero es imperdonable que no se haya intentado algo mejor con un reparto tan brillante y una producción tan cuidada y costosa. Sirve para echar el rato, pero nada más.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: