Relato: ‘La obra del artista’ de Carmen Almandoz

Relato

La obra del artista de Carmen Almandoz. Ganadora de la XVI edición www.excelencialiteraria.com

El pintor volvió a mojar el pincel en agua, para limpiarlo de cualquier resto de pintura. Se secó concienzudamente las manos con un paño, retrocedió dos pasos y contempló su obra, que era el trabajo de diez años de constancia, dedicación, esfuerzo, concentración y sacrificio. El tiempo invertido en ella que nunca volvería, el tiempo que perdió… o ganó; eso todavía estaba por decidirse.

Frunció el ceño, sacudió la cabeza y volvió a tomar el pincel. Le era imposible recordar las veces que se había repetido aquella secuencia: darla por terminada, contemplarla y volver a pintar; darla por terminada, contemplarla y volver a pintar… El resultado final nunca lograba convencerle. No podía permitirse ningún defecto, por minúsculo que fuese. El trazo limpio, los colores perfectamente conseguidos, el brillo del mar, el reflejo de las olas… Todo perfecto.

Pasaron las horas y el artista seguía jugueteando con los colores. El sol hacía rato que se había despedido. La oscuridad sustituyó a la luz, el silencio se apoderó de la noche y del cansancio del artista. Al fin y a su pesar, tuvo que sentarse en un taburete. Suspiró. Tenía las manos y la ropa manchadas de pintura.

Colocó el lienzo frente a la ventana abierta, para que se secase con mayor rapidez.

–¿Existe la perfección? –se preguntó a la vez que valoraba su trabajo al resplandor de la luna.

Pensó en las cosas que constituyen el mundo: los animales, las plantas, los océanos, el ser humano… Pensó en sí mismo.

Se asomó a la ventana para tomar una bocanada de aire fresco mientras se encendía un cigarrillo. Inspiró, exhaló y se quedó observando el humo que el viento hacía desaparecer.

–Puede que el mundo no sea del todo perfecto, pero eso no significa que no sea hermoso.

Entonces sí, dio por concluida su obra.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: