La 81ª Feria del Libro de Madrid cierra su programación dedicando su última tarde al cómic

Issac Sanchez firmando su última obra, 'Baños Pleamar' (Ed. Dolmen)
Issac Sanchez firmando su última obra, ‘Baños Pleamar’ (Ed. Dolmen)

La Feria del Libro de Madrid dedica su última jornada en horario de tarde al cómic con tres mesas redondas que reunirán, en el Pabellón CaixaBank de Actividades Culturales, a reconocidas figuras españolas del noveno arte, entre las que se encuentra el autor del cartel de esta 81ª edición, Isaac Sánchez. Los espacios de debate también mirarán a América Latina y evidenciarán el compromiso de la Feria con la producción literaria del otro lado del Atlántico, en la que se tratan temas como el exilio.

No haría falta reivindicar la importancia del cómic, pero aún hay quien se asombra de su mayoría de edad. La Feria quiere romper estereotipos, hablar del cómic como protagonista por derecho propio del mundo editorial. También, de si es o no una vía de acceso a otros tipos de literatura.

Para defender la labor de quienes en nuestro país se dedican a este género y conocer el papel específico que juegan los artistas en su consolidación, a las 18:00 se reunirán, en torno a la mesa redonda ‘El triunfo del cómic’, Isabel P. Fuentes, directora de CaixaForum y escritora; Gerardo Vilches, historiador, profesor y crítico de cómics; Jesús Jiménez, periodista y especialista en cómic; y Elisa G. McCausland, periodista, crítica e investigadora y promotora del Colectivo de Autoras de Cómic.

Maddi Rivas, más conocida como Umaru-Chan en su canal de YouTube, es una de las mayores prescriptoras del cómic japonés, que anima, a través de esta plataforma, a personas de todas las edades a dar una oportunidad a este tipo de lectura. A las 19:00, la creadora hablará desde la Feria con Jesús Marugán, librero de la librería Akira Cómics de Madrid, sobre cómo el manga ha llegado a España para quedarse tras 30 años de progresiva penetración en nuestro país y convertirse en una de las mayores y más atractivas puertas de entrada a la lectura.

Isaac Sánchez (anteriormente conocido en YouTube como Loulogio), autor de cómics y del cartel de la 81ª edición de la Feria del Libro, cerrará este ciclo de mesas redondas sobre el cómic. El historietista badalonés, también en conversación con Marugán, hará un recorrido por las características narrativas de este medio, empezando por el guion y acabando por el color y maquetación de la obra. Una multitud de detalles interesantes no solo para veteranos, sino también para nuevos lectores que se quieran iniciar en el mundo del cómic.

América Latina en la Feria 

La Feria, comprometida con la producción literaria del otro lado del Atlántico, acogerá, a las 11:30 en el Pabellón CaixaBank, una reflexión a tres voces sobre la relación de las generaciones más recientes de los escritores latinoamericanos con la tradición literaria y cultural latinoamericana e iberoamericana. Rodrigo BlancoCarlos Granés y Karina Sainz Borgo serán los participantes de esta mesa redonda, titulada ‘Recordar América Latina’.

En el mismo espacio, un cómputo de autores latinoamericanos, Yunior García Aguilera (Argentina), Rodrigo Blanco (Venezuela), Sergio Ramírez (Nicaragua), y Valeria Correa Fiz (Argentina), se reunirán para reflexionar sobre la difícil condición de mirar y escribir en el exilio, en tiempos en que los autoritarismos se creían cosa del pasado. Será a las 13:00, en la mesa redonda ‘Literatura y resistencia: escribir en el exilio’.

Sesiones de firma 

Jon SistiagaPilar EyreJesús CintoraJavier CercasBlue JeansCarlos SadnessMaría MartínezGioconda BelliRosa Montero y Julia Navarro son algunos de los autores que firmarán en la última jornada de la Feria.

Ayer en la Feria 

En el marco de la Feria del Libro de Madrid, familiares, amigos, libreros, editores, y demás personalidades del sector de la cultura, se reunieron para homenajear a Domingo Villar, en el Pabellón CaixaBank. Durante el acto, no solo se destacó la obra y la aportación literaria del escritor gallego, sino también su categoría personal. Los intervinientes compartieron anécdotas sobre su infancia, sobre su «agradecimiento vital y su gratitud no fingida», y también sobre su labor de fidelización de lectores en lengua gallega.

Fernando Valverde, librero de Jarcha, recordó la presencia de Villar en la Feria del Libro de Madrid: «pasaba por nuestra caseta todos los días que venía, que no eran pocos, solo para preguntar cómo nos iba. Y esto mismo me consta que hacía con otros muchos colegas. Domingo se asomaba, nos enseñaba su gran sonrisa y nos mandaba bicos, muchos bicos».

Luis Solano, editor de Libros Asteroide, explicó cómo la capital fue fundamental para la trayectoria literaria de Domingo, porque gracias a la distancia con su tierra natal, se produjo un descubrimiento de su lengua —el gallego—, y de su territorio, que no se hubiera dado en caso de permanecer en Vigo. «Sin ese distanciamiento de Galicia no hubiera podido hacer del paisaje y la idiosincrasia local un personaje más de sus obras, que es precisamente lo que más admiro de ellas. Que en sus libros, la ciudad y el entorno se convierten en un personaje tan creíble para los nativos como para quienes no han puesto allí un pie en su vida», añadió el editor.

El acto concluyó con la intervención de la viuda de Domingo VillarBeatriz Lozano, quien explicó que durante las últimas semanas se ha despedido a una figura relevante del panorama narrativo español, pero sobre todo, «un ejemplo de vida para quienes tuvimos la suerte de cruzarnos en su camino». Lozano acabó haciendo referencia a uno de los obituarios escritos sobre su marido, en el que se afirmaba que «era tan apreciado en vida, que ni siquiera su muerte puede mejorar su reputación».

La cadena del cómic 

Al final de la tarde, en el Pabellón de la Comuidad de Madrid se abordó la situación actual del cómic en España vista desde todos los eslabones de la cadena: autores (Teresa Valero), editores (Ricardo Esteban, editor de Nuevo 9) y libreros (Daniel Coronado, librero de Otaku Center). Debatieron sobre cómo la era digital está afectando al sector y explicaron que gran parte de esta industria vive, a día de hoy, de sus ediciones digitales. No obstante, todos coincidieron en que los amantes del género no dudarán en cruzar el Paseo de Coches en busca de firmas y experiencias tangibles.

Maxim Ósipov, escritor ruso: «Lo más importante es que acabe la guerra cuanto antes y que gane Ucrania»

«Es mucho más lo que une a los dos pueblos que lo que los separa, y sobre todo en la literatura», señaló Dimas Prychyslyy, autor de origen ucraniano, antes de pedirle a Maxim Ósipov, escritor ruso, que hablara del vínculo literario entre los dos países, de cómo las fronteras se difuminan y desaparecen. «Este no es muy buen momento para hablar de literatura rusa, de literatura ucraniana, ni de sus influencias, su colaboración o la frontera que hay entre ella. Lo más importante es que acabe la guerra cuanto antes y que gane Ucrania».

A continuación, Yevgenia Belorusets, escritora ucraniana entrevistada por Eva Orúe, directora de la Feria del Libro de Madrid, reconoció que poco a poco va acostumbrándose a la palabra victoria: «Lo que está pasando a diario son crímenes militares y genocidio contra mi pueblo. Eso me da la posibilidad de familiarizarme con esta palabra porque estoy deseando que llegue de verdad». Orúe quiso saber cómo es vivir a la sombra de Rusia, a lo que Belorusets respondió que «la sombra proviene de la luz, y no podemos relacionar el país que ataca ahora a diario a Ucrania con la fuente de la luz. Y hablando de la situación real, Ucrania es desde hace muchos años un país independiente, por eso no puede estar a la sombra de nadie; y esto causa tanta furia y tanta ira en el presidente ruso que la está atacando porque la quiere ver dentro de su ámbito de influencia».

Previamente, Sara Gutiérrez trasladó a los asistentes a la Ucrania Soviética en la que vivió y recordó aquel último verano de la URSS en el que recorrió en trenes nocturnos la parte más occidental del país, con signos claros del cambio que estaba a punto de producirse. Por su parte, Olga Merino, insistió en que «tal vez sea poco políticamente correcto decir que rusos y ucranianos son pueblos hermanos, pero es que lo eran, lo son». Y quiso acabar su  intervención con un deseo: «No quisiera que cundiera la rusofobia, espero que no confundamos la deriva de un régimen autoritario, invasivo, con el pueblo».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: