‘La ballena que quería más’ de Rachel Bright

La ballena que quería más
La ballena que quería más

La ballena que quería más de Rachel Bright. Ilustraciones de Jim Field. Editorial Edelvives, 2021. Cartoné, 245 x 305 mm., 40 pp., 14,73 € (+ 3 años).

Por José R. Cortés Criado.

“La ansiada felicidad no está en las cosas que tienes. Necesitamos muy poco para ser felices.” Rachel Bright: La ballena que quería más

Harry es una ballena que surca los mares sin parar y sin dejar de recoger todo aquello que se encuentra en el océano. Es el síndrome de Diógenes en el mundo acuático. Su lomo cada vez está más sobrecargado, pero no puede remediarlo, todo lo que ve lo almacena.

Cada día acapara más objetos, pero no se siente satisfecho nunca. No es feliz a pesar de sus posesiones. La cangrejo Cristal se enfrentó a ella y lo puso a reflexionar. Harry comprendió que no era feliz, que poseer tantas cosas no servía para nada y que lo que echaba de menos era la amistad, la diversión y el compartir con los demás. Cuando la ballena le dio un nuevo sentido a su vida
todo cambió.

Simpática historia en el mundo submarino que nos recuerda que la felicidad no consiste en tener muchas cosas, sino en ser generoso y compartir lo que tengamos, porque teniendo lo necesario para vivir no debemos ansiar nada más.

El mensaje es muy actual ya que vivimos en una sociedad que constantemente nos incita a acumular cosas que no necesitamos y eso no solo nos crea desasosiego al no conseguir aumentar nuestras pertenencias, sino que también crea un problema de consumo desenfrenado y problemas
medioambientales.

A la calidad del texto rimado de Rachel Bright hay que sumar la de las ilustraciones de Jim Field; juntos proporcionan una vitalidad a la historia que la hace encantadora. El ilustrador usa muy bien el color y dota de vida a sus personajes, que rápidamente son queridos por los lectores.

Magnífico álbum de gran tamaño que gusta por su contenido y su continente. Espectaculares son las imágenes de la enorme ballena con sus posesiones a cuestas, la coreografía de los peces, la mamá ballena y su bebé, los reflejos del sol o la luna sobre la superficie marina…, pero sobre todo llaman la atención las láminas de los arrecifes.

Estupendo álbum ilustrado que hará pasar un buen rato a grandes y pequeños.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: