‘El héroe envenenado’ de Jorge Gómez Soto

El héroe envenenado
El héroe envenenado

El héroe envenenado de Jorge Gómez Soto. Ilustraciones de Beatriz Castro. Editorial Anaya, 2022. 112 pp., (+ 10 años).

Por José R. Cortés Criado.

“A veces las palabras no significan lo que significan.” Jorge Gómez Soto: El héroe envenenado

Sencilla historia contada en primera persona por Jorge, un niño de once años que nos cuenta sus peripecias con el deporte y, aunque quiere hablar de él, sobre todo nos habla de su amigo Luisfer.

Son muy amigos, comparten pupitre, ratos de ocio y hasta el deporte. Jorge no es muy buen deportista, pero como sus padres quieren que cada curso tenga dos actividades extra escolares, una de pensar y otra de actividad física, cada año escoge un deporte diferente. Su amigo Luisfer es alto y fuerte, participa en el grupo de atletismo y destaca por su fortaleza.

El padre de Luisfer es un personaje algo especial. Presiona mucho a su hijo para que destaque en el deporte y lo cambia al fútbol porque ahí ve más futuro Lara su retoño. A este le da igual correr que regatear, aunque la presión del padre lo tiene muy agobiado.

No hay partido en el que el padre de Luisfer no se pase el rato gritando, insultando y ordenando al hijo que sea más duro en el juego. También critica a los otros jugadores por blandos y sus padres por no exigirles que se esfuerzan más.

La presión sobre el chico es cada vez mayor y termina deteriorando las relaciones personales entre ellos, hasta tal punto que Jorge recibe un puñetazo de su amigo.

Con sencillez, Jorge Góme Soto nos lleva a un escenario que por desgracia es algo común en el fútbol infantil, que ha copiado los malos hábitos de los futbolistas adultos.

Por un lado tenemos a los niños, que como tales tiene una visión de las cosas distinta a los adultos, unos padres que animan a sus hijos a realizar actividades deportivas con el único propósito de pasarlo bien y otro, que por su carácter y manera de entender la vida, cree que el deporte es una guerra sin cuartel.

Menos mal que la razón impera en la mayoría de las personas y los niños, mejores receptores que muchos adultos, sabe; solucionar las relaciones personales de forma eficaz y rápida.

La novelista se lee rápidamente. Los lectores nos sentimos identificados con Jorge y nos solidarizamos con Luisfer cuando conocemos sus relaciones familiares y vemos la catadura moral de su progenitor.

Esta novela está inspirada en hecho real y sirve de ejemplo para sepamos apreciar el deporte como algo festivo, necesario para el cuerpo y para la convivencia con los amigos.

El texto se complementa con unas ilustraciones en blanco y negro de Beatriz Soto que nos muestra unos simpáticos personajes en el arco donde se desarrolla la trama.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: