Dos mujeres protagonizan ‘Romeo y Julieta’ en el Umbral de la Primavera

Romeo y Julieta
Romeo y Julieta

Victoria Di Pace, directora de Romeo y Julieta, propone una versión rompedora que lleva a escena a dos mujeres en los papeles protagonistas, jugando con el género en todo el reparto. Con una estética contemporánea, esta propuesta del clásico de Shakespeare defiende el verso como esencia del texto original.

Sobre el escenario se plantea una alegoría del ser humano en la que cada personaje simboliza una parte de nosotros. Romeo y Julieta puede verse en el Umbral de Primavera los domingos 16, 23 y 30 de octubre, y el 6 de noviembre.

La obra

La sociedad de Verona se encuentra hundida en una guerra entre familias, los Capuleto y los Montesco. Impera la ley del mas fuerte, donde sobrevivir y tener el poder es lo único que importa. En este contexto nacen Romeo y Julieta que se erigen como símbolos de una serie de características humanas trascendiendo al propio género. Y es por ello que, en esta propuesta de Victoria Di Pace, encontramos a los dos personajes centrales interpretados por mujeres: «Romeo y Julieta es la historia de Romeo para llegar hasta Julieta, la historia del alma que busca alcanzar la espiritualidad. Shakespeare, como podemos ver a través de sus monólogos, creó a una Julieta fuerte, valiente y decidida, toda una heroína, porque la fortaleza no tiene que ver con que no vayamos a pasar miedo en la vida, sino con que lo enfrentemos dando un paso adelante hacia el amor. Y ahí está Julieta».

Romeo y Julieta
Romeo y Julieta

Romeo y Julieta como alegoría del ser humano

La sensibilidad de Julieta, pero también de Romeo, en esta propuesta llenan la escena de una emocionalidad muy poderosa. Shakespeare dota a cada uno de los personajes de una simbología concreta y muy sólida con la que busca el equilibrio final entre cabeza, corazón y cuerpo. Una alegoría del ser humano en la que cada personaje simboliza una parte de nosotros.

Así, Julieta es la espiritualidad, la conexión con el todo; Romeo simboliza el alma, que debe hacer un camino para crecer, para avanzar; Mercuzio es la mente inspiradora, el que cuestiona; Fray Lorenzo simboliza la sabiduría interior; los Capuleto representan el poder y los bajos deseos; los Montesco nuestra estructura interior, lo que nos lleva a ser algo en la vida; el Ama es el cuerpo en sí mismo, su sabiduría; Benvoglio, es aquel que quiere bien, la búsqueda profunda del equilibrio; Teobaldo es el ímpetu, la energía vital, los impulsos; y Paris es lo preciso, aquel que tiene todo bajo control.

Victoria Di Pace juega con la magnitud evocadora de las palabras de Shakespeare, manteniendo a la vez toda su fuerza poética: «Estos aspectos de nuestro interior, en ocasiones, viven en conflicto. Se trata de alinear mente, corazón y cuerpo para que trabajen juntos, no en contraposición. Y es el amor (y el perdón) lo que Shakespeare propone aquí como camino hacia ese equilibrio, hacia esa paz».

Propuesta Escénica

Este Romeo y Julieta, dirigido por Victoria Di Pace, se mantiene muy fiel al texto original de Shakespeare, respetando las distintas partes en prosa y en verso. Producido por la compañía Di Pace y con un elenco internacional busca llegar al corazón del público porque, en palabras de la directora: «con un Shakespeare en escena el espectador queda atravesado por unas emociones fortísimas».

La puesta en escena contiene una estética decadente, con tintes oscuros, industriales. Aparece una Verona en ruinas, destruida, entre maderas, bidones y piedras, rodeada de escombros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: