Encélado
Encélado

Encélado de Amaya García y Alberto Mínguez. Editorial Edebé, 2022. 140 x 210 mm., 344 pp., 16 €, (+ 12 años).

Por José R. Cortés Criado.

“Encélado era un gigante, hijo de los dioses Urano (el cielo) y Gea (la Tierra) y hermano de Cronos (Dios del tiempo), también llamado Saturno.” Amaya García y Alberto Mínguez: Encélado.

Original e impactante novela juvenil totalmente verosímil que te envuelve en el mundo de los viajes especiales y te arrastra con doce adolescentes en una aventura muy interesante, donde la intriga, el misterio, lo desconocido y la aventura forman parte de cada capítulo.

Este es el primer volumen de la colección Doce Soles y lleva por título el nombre de la luna más brillante del sistema solar que adorna al planeta anillado; está protegida con una gruesa capa de hielo bajo la cual se encuentra un océano que podría albergar vida.

La trama se inicia cuando la WASA, la NASA del futuro, quiere promocionar los viajes interplanetarios y las investigaciones en el espacio y selecciona a doce niños de diferentes partes del mundo para visitar sus instalaciones y el trasbordador espacial Sila V antes de que parta hasta los confines del sistema solar.

Cuando los doces adolescentes están en la nave ocurre algo inesperado. No están asistiendo a una simulación de lo que sucederá, no, los ordenadores que controlan la expedición han decidido que estos niños son los adecuados para viajar hasta Saturno, así que despegan sin saber qué les espera ni tener ni idea de cómo se maneja ese aparato.

Los doce seleccionados para la visita son de culturas diferentes, nivel formativo dispar y cada país lo escogió según quiso. Los hay que son muy buenos estudiantes, con capacidades asombrosas, que dominan los números… y quienes fueron elegidos en un sorteo sin tener en cuenta su nivel formativo.

Con estos mimbres, los ingenieros de la WASA deben enviar a un viaje de dos años a un grupo de chicos y chicas que no se conocen y que no saben ni cómo convivir en el espacio, soportar los espacios reducidos, la ausencia de gravedad, comer, beber, orinar en una nave….

Para que la misión sea un éxito hay que enseñarles todo. Desde la Tierra le dan instrucciones, los forman en determinadas tareas y deben someterse a un plan preestablecido, pero los adolescentes no suelen ser muy dóciles, tampoco fáciles de manipular, así que ellos también toman iniciativas a miles de miles de kilómetros de sus hogares desoyendo las instrucciones.

Esta primera entrega nos deja en el océano helado de la luna más brillante del universo, donde se hallan diez de los viajeros en dos pequeñas naves exploratorias, con una intriga enorme.

Todo el viaje es una experiencia única. La narradora, la española del grupo, no es de las más empollonas y pregunta mucho, gracias a eso los lectores también vamos aprendiendo sobre la forma de vida en el espacio y terminamos metidos en la trama de todas todas.

SI de entrada no me llamó la atención leer un libro tan extenso sobre niños en el espacio y me costó trabajo iniciar su lectura; aunque poco a poco me fue atrapando y ya no pude dejar de leer.

Seguro que los jóvenes devorarán esta aventura.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: