Andrè Schuen y Daniel Heide ofrecen un concierto único en el CBA

Andrés Schuen

Andrè Schuen y Daniel Heide ofrecen un concierto único en el CBA. Interpretarán La bella molinera, de Schubert, dentro del ciclo Círculo de Cámara

Nacido en el Tirol italiano hace 36 años, el barítono Andrè Schuen ha pasado ya tanto por el Teatro Real como por la Zarzuela, destacando en ópera y lied, un terreno en el que empieza a ser etiquetado como uno de los más formidables herederos de las grandes voces graves de las últimas décadas. Frecuenta tanto el repertorio operístico, con papeles como Ieletsvki (La dama de picas), Don Giovanni, Papageno (La flauta mágica), Guglielmo (Così fan tutte), Figaro (Las bodas de Figaro) o Don Fernando (Fidelio), como el lied; ha dado recitales en el Wigmore Hall, la Heidelberger Frühling o el Konzerthaus de Viena, la Schubertiade Hohenems, el Festival de Música de Aspen o el Tanglewood Festival.

Daniel Heide es uno de los pianistas acompañantes y de cámara más solicitados de su generación, ofrece conciertos por toda Europa y Asia desde su graduación en la Franz-Liszt-Hochschule de Weimar. Entre sus cantantes habituales están Christoph Prégardien o Roman Trekel, además del propio Andrè Schuen. Ha tocado también junto con Marie Seidler, Hanno Müller-Brachmann, Luca Pisaroni, Ruth Ziesak o Christian Immler. En el terreno de la música de cámara ha ofrecido conciertos con solistas como Tabea Zimmermann, Antje Weithaas, Wolfgang Emanuel Schmidt, Jens Peter Maintz, Friedemann Eichhorn, Barbara Buntrock, Julian Steckel o Konstanze von Gutzeit.

En el concierto del próximo domingo en el Círculo de Bellas Artes, Schuen se presenta con La bella molinera, el ciclo de lieder de Schubert con el que está a punto de hacer su debut en el sello Deutsche Grammophon. Las veinte canciones del ciclo están escritas sobre poemas de Wilhelm Müller, a los que Schubert aporta mayores dosis de complejidad y sutileza incidiendo en algunos de sus temas favoritos: el viaje, el caminante, el amor, el sufrimiento por la pérdida, la naturaleza como amiga y consoladora…

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: