‘Las cholitas de Bolivia’ de Claudia Bellante y Anna Carbone.

Las cholitas de Bolivia
Las cholitas de Bolivia

Las cholitas de Bolivia de Claudia Bellante. Ilustraciones de Anna Carbone. Editorial Edebé, 2020. 180 x 225 mm., 32 pp., 9,95 €, (+ 8 años) 2020.

Por José R. Cortés Criado.

“Aprendieron que una mujer puede sobrevivir sola, incluso cuando vive en una situación difícil, que sus orígenes indígenas y sus ropas tradicionales no deben ocultarse, sino mostrarse con orgullo, y que con coraje y determinación se puede luchar, ganar e incluso volar, dentro y fuera del ring.”

La editorial Edebé acaba de lanzar al mercado una nueva colección para lectores a partir de ocho años que lleva por nombre Latido de alas. Estos libros pretenden acercar a los lectores infantiles situaciones que se dan en cualquier parte del mundo.

La idea es viajar con el libro hasta distintas partes del planeta, de la mano de niños y niñas que nos muestran la singularidad de sus actos. Son hechos cotidianos que marcan diferencias entre las personas y nos sirven para que podamos reconocer la belleza y grandeza de las pequeñas cosas que pueden ayudar a tener un mundo mejor.

Este volumen os trae a unas niñas bolivianas que tiene el gusto de pelear para divertirse. No se trata de una pelea a golpes para hacer daño al contrincante, que podría ser, estas niñas quieren divertirse con una costumbre ancestral de su pueblo.

Las protagonistas son dos amigas que viven en El Alto, Uruguay, un lugar muy elevado en el que viven muchas personas que hablan una lengua indígena, el aimara. Su pueblo es de casa bajas construidas con ladrillos, aunque un arquitecto ha construidos enormes casas muy hermosas y muy coloridas.

En ese lugar el traje típico aimara está compuesto de faldas con volantes, una capa, zapatos de bailarina con correa y un borsalino, un sombrero muy especial que siempre llevan algo ladeado.

Noelia y Wara son dos jóvenes que durante la semana son estudiantes muy aplicadas y los fines de semana se transforman en chorlitos luchadoras. Hay quienes no ven bien esta actividad de las chicas, piensan que pelear son cosas de hombres, pero a ellas no les importa, saben que es un juego que forma parte de su cultura y se sienten satisfechas de conservarla.

Gracias a Claudia Bellante hoy podemos saber algo más de esas mujeres que se suben al ring ataviadas con sus trajes típicos para escenificar unas peleas muy especiales, sobre la lona se las ve saltar, voltearse mientras sus largas trenzas negras cortan el aire y sus faldas marcan círculos de colores muy vivos.

Los textos se presentan en unas etiquetas con adornos propios bolivianos sobre unos dibujos muy agradables y llenos de colorido, que nos muestran a los aimaras con sus trajes típicos, escenas de peleas, paisajes y situaciones cotidianas de las protagonistas.

Estas niñas del relato nos muestran que en cualquier parte del mundo, con acciones pequeñas y atrevidas, se puede cambiar el orden de las cosas y no vivir todos uniformados con una única manifestación de nuestra forma de vivir.

Seguro que gustará por el valor de las protagonistas al enfrentarse a las personas que no piensan como ellas, sin importarles el que dirán, sino el hecho de mantener sus costumbres vigentes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: