Crítica ‘The Underground Railroad’: La nueva serie del oscarizado Barry Jenkins para Amazon

The Underground Railroad

The Underground Railroad

¿Quién no recuerda aquel momento surrealista en el que la Academia anunciaba que el Oscar a Mejor Película que se acababa de entregar no era para La La Land sino para Moonlight? Más allá de la dramática situación, la película consiguió colocar a Barry Jenkins en la primera línea de Hollywood. Era su segundo largometraje, y desde entonces ha llevado a cabo otro, está preparando la secuela de El Rey León y además se ha sumergido en el mundo de las series. Así, de la mano de Amazon Prime Video, el cineasta va a estrenar The Underground Railroad, un retrato sobre la esclavitud y la discriminación racial en el siglo XIX en Estados Unidos. La serie se estrena el 14 de mayo y estas son nuestras impresiones.

La serie narra la historia de Cora, una joven esclava que decide escapar de su plantación en busca de una vida mejor. Junto a ella está César, otro joven que le desvela la existencia de un ferrocarril subterráneo secreto que recorre todo el país. Juntos, deciden embarcarse en un viaje por el cual van visitando los diferentes estados del país tratando de escapar de la represión a la que son sometidas las personas de raza negra en todas partes. Lo que más destaca de The Underground Railroad es lo evidente del sello Jenkins. Es un director y guionista con un estilo muy propio, que siempre trata de explorar el racismo en diferentes ámbitos y momentos. Y para hacerlo se toma sus historias con mucha calma. Muchísima. La serie abraza este ingrediente y decide no apresurarse lo más mínimo, regalándose en las emociones internas de unos personajes construidos a base de silencios y miradas llenas de miedo, pero también de contradicciones y esperanza.

Esto llegará a agotar al espectador menos habituado a las producciones de ritmo lento, especialmente en los momentos de mayor flaqueza narrativa. Pero si se es capaz de sortear este obstáculo, se encontrará con una serie que rezuma sensibilidad y una potente crítica social. Porque por triste que parezca, la historia se sucede hace dos siglos en un universo ficticio pero muchos de sus mensajes siguen vigentes a día de hoy. No hay más que ver la fuerza que está adquiriendo el movimiento Black Lives Matter. Jenkins no duda en colocarse en primera línea y presentar de la manera más cruda y dolorosa posible una herida social que lleva sangrando demasiado tiempo.

Para ello se sirve de imágenes espectaculares, algunas muy violentas, rodadas en enclaves fabulosamente representados. La producción de The Underground Railroad es de primer nivel y consigue transportar al público a esa época de manera instantánea. Emplea elementos de sobra conocidos en películas y series de temática similar, como son las plantaciones del sur, el mercado de esclavos, las temibles entradas a pueblos hostiles con cadáveres colgando de los árboles… Pero no se limita a mostrarlo desde fuera como agente externo sino que se sumerge de lleno y lo presenta con todas las aristas posibles. Profundiza sin temor en las situaciones más duras y difíciles y las deja al descubierto con una precisión cirujana.

La serie es, en esencia, un viaje. Una travesía imposible por Estados Unidos y por su tortuosa historia. Y quizá lo más fascinante de todo es que para hacerlo, Jenkins emplea todos los elementos que tiene a su disposición para crear un aura de elegancia y delicadeza extremas. Los largos planos, las expresiones de los intérpretes… Todo es de una manufactura bellísima de primer nivel. No cabe duda de que el director ha decidido no dejarse nada en el tintero, convirtiéndose en su producción más ambiciosa hasta la fecha.

Como conclusión, The Underground Railroad puede definirse como una historia de supervivencia. Es una brutal representación de los aspectos más crueles de la condición humana enmarcados en la huida hacia adelante de una joven en busca de un brillo de esperanza que no llega. Costará entrar a quien lo que busque sea una serie más ligera y dinámica, pero en el momento en el que te engancha con su poético tono hipnótico ya es imposible no someterse a ella. La serie se antoja como una de las mejores del año y volverá a encumbrar una vez más a uno de los autores más interesantes de la industria norteamericana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: