Descubre el puntillismo, una técnica sencilla y muy entretenida

Puntillismo fácil
Puntillismo fácil

Si estás buscando un entretenimiento entretenido y bastante sencillo para las próximas vacaciones y te encantan las actividades artísticas, una buena opción puede ser aprender la técnica del puntillismo. Una técnica de pintura centenaria con la que se pueden crear preciosos cuadros para decorar una casa o simplemente pasar un rato entretenido.

El puntillismo es una técnica artística que consiste en hacer una obra mediante la utilización de puntos diminutos. El puntillismo sencillo se ha convertido en los últimos años en una de la técnicas preferidas por muchos aficionados. Un entretenimiento que se puede comenzar sin tener noticiones artísticas ni haber pintado en la vida.

Esta técnica del puntillismo apareció por primera vez en 1884, en Francia encabezada por el pintor neoimpresionista Georges Seurat, al que le siguieron artistas como Henri-Edmond Cross y Vlaho Bukovac. Las obras puntillistas de artistas como Van Gogh y Seurat, que pusieron de moda esta técnica, valen en la actualidad millones de euros y están expuestas en los mejores museos del mundo

 

Un entretenimiento sencillo

 

Lo mejor es comenzar con técnicas de puntillismo fácil que requieren poco instrumental y buscar un par de tutoriales o plantillas. Un buen entretenimiento con el que disfrutar de momentos de relax y creatividad. Un hobby divertido, sencillo y muy creativo.

¿Qué se necesita para crear obras puntillistas?

Lo primero es conseguir rotuladores de diversos grosores y colores. Hay que tener en cuenta que siempre será más preciso si utilizamos rotuladores de punta fina. Lo ideal es intercambiar rotuladores de varios grosores de punta e incluso intercambiar los colores para crear los efectos de luces y sombras deseados. A algunos aficionados al puntillismo les gusta mezclarlo con otros materiales de dibujo como el óleo o el acrílico y los pinceles.

Además, hay que buscar un buen papel o lienzo y al principio basarse en plantillas sencillas que te orienten en tus primeras obras. Y sobre todo, quitarse el miedo al lienzo en blanco y una buena dosis de paciencia. Con un poco de creatividad, tiempo libre y ganas de tener una nueva divertida y sencilla afición, seguro que triunfas con tus cuadros puntillistas. Estos podrán decorar las paredes de tu hogar o también pueden ser originales regalos para tus amigos o familiares.

Aunque al principio no se logren los resultados deseados, con un poco de práctica seguro que puedes hacer unos cuadros increíbles. Recuerda que las sombras, las luces o los matices en las piezas ‘dibujadas’ tienen que trabajarse desde el uso del color.

Una buena afición para todos los que disfrutan con el arte o la pintura y quieren buscar para este verano un entretenimiento divertido y no muy complicado. Hay que recordar que las plantillas van guiando los pasos cuando se practica el puntillismo y que es importante aprender poco a poco para poder trasladarlo a cualquier obra plástica. El puntillismo fácil es el primer paso que hay que dar para poder aprender bien la técnica del puntillismo y aplicarla a cuadros más creativos en el futuro.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: