‘En la cola para el arca’ de Antonis Papatheodoulou e Iris Samartzi

En la cola para el arca
En la cola para el arca

En la cola para el arca de Antonis Papatheodoulou. Ilustración de Iris Samartzi. Editorial Kalandraka, 202. 165 x 300 mm, 36 pp., 15 €, (+ 3 años).

Por José R. Cortés Criado.

 

Una pareja de ratoncitos enamorados deambula por un bosque maravilloso, observan a muchas parejas de animales que hablan del Arca de Noé, del diluvio, de los días que deberán estar embarcados, de una paloma y una ramita de olivo…

Estos dos pequeños personajes están asombrados ante la presencia de leones, jirafas, pelícanos, mariposas, cocodrilos, caracoles, erizos, hormigas, rinocerontes…Se sienten confundidos, algo angustiados y se alarman cuando comienzan a caer las primeras gotas de lluvia, así que avanzan con las demás parejas de animales y descubren lo que sucede en realidad.

Las palabras de Antonis Papatheodoulou juegan con el doble sentido y provocan malentendidos en nuestros ratoncitos, que se ven confundidos ante lo que escuchan y lo que observan. Toda la obra rinde un homenaje al teatro de forma divertida.

Cuando el lector llega al final comprende muchas cosas, sobre todo, la presencia de restos de entradas y números de butacas en los papeles usados en los collages que conforman las ilustraciones.

Iris Samartzi vuelve a utilizar material de reciclaje para sus ilustraciones, ya sean cartones o papeles de colores que junto a los trazos del lápiz y a otras manchas de color dan vida a esta troupe de animales a cuál más divertido.

Las escenas están montadas sobre espacios naturales de tonos suaves y sitúan a los protagonistas en un marco relajante. Las guardas atraen a los lectores; ambas son bonitas y dan mucha información. En las páginas del interior apreciamos el asombro de los ratones ante la presencia de animales esbeltos, grandes, pesados o peligrosos. Las dos últimas páginas son preciosas, se despliegan y muestran la imagen que da sentido a toda la trama y descubre el malentendido.

Estupendo álbum ilustrado con un tamaño poco corriente, que recuerda al cómic por la presentación de sus diálogos y gustará a grandes y pequeños que pasarán un buen rato observando tantos animales, algunos tan diminutos y tan detallados que nos sorprenderán.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: