‘Caperucita al revés’ de Olivier Dupin

Caperucita roja al revés
Caperucita roja al revés

Caperucita al revés de Olivier Dupin. Ilustraciones de Séverine Duchesne.
Editorial Hachette, 2021. 32 pp., 13,50 € (+ 4 años).

Por José R. Cortés Criado.

“El lobo, más hambriento que nunca, paseaba por el bosque en busca de un niño al que comerse.” Oliverio Dupin: Caperucita al revés.

Cuando leí el título me imaginé que era otra historia más en la que los papeles de los protagonistas de este clásico y universal cuento se cambiaban y la niña sería la peligrosa y el lobo un pobre animal atemorizado, pero no, la trama es más original.

El protagonista no es sólo el lobo, también lo son su señora y su hijo, ambos tan hábiles que se adelantan al padre y marido en su hazaña. El pobre hombre va a la zaga de ellos y casi se queda sin comer.

Con gracia, el autor nos lleva al bosque donde vemos al lobo que avanza para
comerse a la persona que marcha a casa de su abuela por el bosque bajo una
caperuza roja, lo que no sospechamos en quién anda debajo de esa capucha hasta que se vuelve y se dirige al temible lobo.

Sorpresa tras sorpresa vemos cómo la madre y el hijo son más astutos y atrevidos que el fiero animal que siempre nos han presentado en los cuentos tradicionales.

Me ha gustado el cuento, su originalidad y el ingenio de los diálogos familiares y que ha dejado una puerta abierta a una segunda historia, donde el lobo participará en otra historia popular, la de los tres cerditos o chanchitos.

Los breves textos se acompañan de excelentes ilustraciones a todo color, donde priman los colores fuertes. Llama la atención desde la primera página esos árboles de colores que parecen piruetas de caramelo, la intensidad de los colores del cielo, campo o vivienda familiar.

Son muchos los pequeños detalles que hacen más atractivos los dibujos, ya sea por la indumentaria del lobo, los juguetes del lobito, el jardín o el interior de casa de la yaya.

Excelente álbum ilustrado que hará divertirse a los pequeños lectores que verán su cuento alterado y a los adultos, que sonreirán ante la imaginación del autor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: