Entrevista Blue Jeans: “Ojalá muchos jóvenes vayan a por un libro de Agatha Christie tras leer ‘El campamento’”

Un grupo de personas recibe una misteriosa invitación para ir a pasar unos días en un campamento. La propuesta es tentadora, por eso la aceptan, les puede solucionar la vida. O conducir a la muerte. Blue Jeans homenajea a Agatha Christie con una novela escrita en plena pandemia y que, aun transcurriendo en un magnífico paisaje al aire libre, nos encierra y angustia.

Blue Jeans
Blue Jeans Fotografía @Ester Ramon

P. ¡Vaya cambio de registro! ¿Podríamos decir que has crecido como escritor?

R. Creo que he crecido como escritor, pero no por cambiar de registro. Son catorce novelas ya publicadas y voy ganando en experiencia, incorporando nuevas cosas a mi manera de trabajar. Cada vez intento ser más profesional y dedicarle más horas a cada libro.

P. ¿Cómo surgió la idea de El campamento?

R. En una charla con Ester, mi pareja. Se le ocurrió a ella la idea de llevar la trama a un campamento sin ninguna clase de conexión con el exterior.

P. Inevitablemente, la lectura nos remite a clásicos como Diez negritos (obra que mencionas) y Agatha Christie (a la que citas), ¿es un homenaje?

R. En cierta manera, sí, salvando todas las distancias por supuesto. Ya en La chica invisible se nota la influencia de Agatha Christie, mi gran referente literario. Ojalá muchos jóvenes vayan a por un libro de la Dama del crimen tras leer El campamento.

P. ¿Pensaste en algún momento que esta trama podía ser una trampa, que podrían reprocharte que te acogieras a un subgénero muy establecido?

R. No, no lo veo como una trampa. Respeto mucho a los escritores de novela negra y al género. Más bien es un reto, pero como cada nueva historia. Han sido unos meses muy intensos, por todo lo que hemos vivido en el 2020.

P. Todas las novelas tienen algo de trabajo de relojería, el mecanismo ha de ser perfecto. Pero en una obra de estas características, más aún. ¿Te ha costado mucho ajustar tramas y movimientos en el pequeño espacio de un campamento?

R. Sí, ha costado porque no puede haber errores y no es fácil ir calculando el presente y pasado de los personajes. Tampoco quería que resultara una historia irreal. Es una novela muy de personajes, en la que todos tienen su importancia dentro de la trama. Tengo una pizarra en la que hago anotaciones y dispongo de una visión más amplia de la historia: líneas temporales, diagramas de personajes, el mapa del campamento…

P. Son muchos personajes y no hay un protagonista claro. ¿Cómo se trabaja una novela coral, cómo has singularizado los personajes?

R. Dándole una historia a cada uno de ellos, trabajando minuciosamente sus personalidades y planteándome cómo sería su reacción con cada suceso que va ocurriendo. No es fácil, pero al mismo tiempo resulta apasionante.

P. ¿Tienes algún favorito, alguno al que te costara más maltratar?

R. Mis lectores saben que no le cojo cariño a los personajes. Los trato como creo que debo tratarlos para que la historia sea lo más sustanciosa posible y tenga sentido. No me duele que lo pasen mal o incluso mueran. Soy algo frío en este tema. Me pasa desde Canciones para Paula.

P. Una de las condiciones que los convocados han de superar es prescindir de sus teléfonos, olvidarse de redes e internet. ¿Era imprescindible, supongo…

R. Sí, era imprescindible. La historia se entiende mejor con este factor. Si hubiera habido móviles o Internet, posiblemente, el planteamiento de la novela tendría que haber sido diferente y en mi cabeza ya estaba ideado así.

P. ¿Podrías hacerlo tú?

R. No creo. Llamo cada día a mis padres por teléfono y estoy prácticamente 24 horas pendiente de mis redes sociales.

El campamento
El campamento

P. Hay un personaje que lo desencadena todo, aunque quizá es el que tiene menos líneas: Godoy, el millonario que lo organiza todo. Leyendo, pensé en esos individuos todopoderosos que manejan nuestras vidas, a veces sin que nos demos cuenta. No sé si era tu intención…

R. No era esa mi intención. Sin hacer spoilers, Godoy plantea un proyecto en el que verdaderamente cree, aunque es verdad que no lo cuenta todo. Es difícil hablar de este personaje, una de las claves de la novela, sin desvelar partes importantes de la trama.

P. ¿Te tienta la novela negra, seguirás por ahí? ¿O piensas más bien en hacer de cada libro una experiencia distinta?

R. Me encanta escribir este tipo de libros, pero no tengo ni idea de qué será lo siguiente. Lo importante es que he superado el reto de escribir en casa, en plena pandemia, y que, aunque ha sido difícil en algunos momentos, me he divertido mucho con El campamento. Ahora ya depende del gusto de los lectores.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: