Crítica de ‘The Sparks Brothers’: Un inteligente documental al ritmo de la ‘Queen americana’

The Sparks Brothers

The Sparks Brothers

¿Habéis escuchado hablar de Sparks? Si estáis puestos en el mundo de la música, seguramente sí. Pero para el común de los mortales la banda formada por los hermanos Ron y Russel Mael no se encuentra entre los grupos míticos habituales. Sin embargo, sí lo está en la lista de reproducción de Edgar Wright (Última Noche en el Soho), uno de los directores de cine más particulares de los últimos 20 años. Y quizá por eso, para hacerles justicia y demostrar su amor por ellos, ha decidido poner todos los medios de los que dispone para llevar a cabo un documental, The Sparks Brothers, con el que darles un nuevo empujón y rendirles homenaje por sus 50 años de carrera. La película ya puede verse en cines en España gracias a la distribuidora Universal Pictures.

The Sparks Brothers persigue un objetivo muy claro: demostrar que la idiosincrasia tan especial y estrambótica que los hermanos han mostrado siempre es en realidad su esencia más pura. Y por eso, pese a la constante experimentación de su discografía -que parece dar tumbos de un lado a otro en busca de una voz- en realidad siempre se han mantenido fieles a sí mismos y a lo que son. No en vano se les considera precursores de grupos tan importantes como Queen, Abba y un sinfín de artistas más. Adorados a veces, incomprendidos otras, sus aproximaciones a diferentes estilos y estéticas musicales no eran otra cosa que la necesidad de expresar lo que tenían dentro. Y esta es la idea que sobrevuela el documental.

The SPARKS Brothers

Es muy llamativo ver cómo el director consigue que, pese a la duración de la cinta (más de dos horas), no haya un solo momento de bajón. Revisita la cronología de Sparks como si de la Wikipedia se tratara, pero lo hace con una gracia única que demuestra una vez más su gran dominio de los elementos cinematográficos. Movimientos de cámara reveladores y oportunos, uso del color y el blanco y negro de manera inteligente, zooms, silencios incómodos… The Sparks Brothers es Edgar Wright en estado puro. De hecho, puede entenderse bastante bien que una banda como esta le emocione tanto pues comparten el mismo gusto por el humor ácido e inesperado como alimento de su obra.

Así, gracias a elementos clásicos como el testimonio de los propios hermanos Mael y de sus amigos, productores, músicos e incluso de Flea (bajista de Red Hot Chili Peppers), unidos al potente montaje y la dirección de Wright y a las canciones de Sparks, se confecciona un documental magnífico y digno de ser visto, conozcas o no a la banda protagonista. Y es que en The Sparks Brothers cabe absolutamente todo. Conceptos fluidos como la fama o la autenticidad son debatidos y redefinidos constantemente a medida que avanza el metraje, dando siempre con la nota correcta y dejando reflexiones divertidas a la par que sesudas.

The SPARKS Brothers

Por tanto, The Sparks Brothers es un repaso muy dinámico e inteligente a la genuina carrera del grupo. Un documental con el evidente sello de Edgar Wright en el que se muestran las subidas y bajadas de la banda, pero también su humanidad y su sentido del humor. A los fans de Sparks les encantará, y en general a cualquiera mínimamente interesado en conocer su historia le atrapará desde el principio al ritmo de rock and roll, electrónica, pop y cualquier otra cosa que esta pareja se haya atrevido a tocar. Y es que, en definitiva, toda banda de música merecería tener un documental hecho con el mismo amor que rezuma esta película. Un jugoso documento que demuestra que Sparks siempre estuvo y estará entre los más grandes. Ahora, si me disculpáis, me voy a escucharles una y otra vez.

1 pensamiento sobre “Crítica de ‘The Sparks Brothers’: Un inteligente documental al ritmo de la ‘Queen americana’

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: